¡Mejor juntos!

Reto 7. Dos de tus personajes se enamoran. Escribe un relato romántico lejos de los tópicos.

Amigos, hermanos, juntos.

¿Podrían dos personas completamente opuestas enamorarse?  He escuchado que este tipo de relaciones existe cuando hay cosas en común, pero ella y yo somos completamente distintos. Yo soy un chico muy solitario, con pocos amigos y bastante tímido con el sexo opuesto, ella es bastante sociable, una sonrisa encantadora que no puede ser borrada ni en los días más grises.

La conocí en mi ciudad, me encontraba en una batalla intensa en mi interior por descubrir quién sería en un futuro cercano, no solía salir casi a ningún lado a menos que fuera forzado por alguno de mis pocos amigos, podría decirse que me encontraba en una burbuja y temía que esta se estallara. ¿Cómo alguien como yo conocería a alguien como ella? Bueno, en estos tiempos modernos conocer personas es bastante fácil si usas redes sociales.

En mi búsqueda por encontrar un amor verdadero llegue toparme con una chica bastante peculiar, ella no estaba interesada en hombres, tampoco en mujeres debo aclarar. La conversación inicial no era más que superficial, gustos, intereses, profesión, etc. Sus intereses eran académicos, mientras los míos… no sé cuáles eran los míos.

Al pasar de los días conocí bastante de ella, una profesora apasionada por el mundo social, con metas y proyectos de vida muy por encima de lo que yo hubiera deseado para mí. En mi ser despertó cierto sentimiento extraño, una sensación cálida en mi abdomen me forzaba a conocer más sobre esa mujer. Le pregunte de donde era, con quien vivía, sus relaciones amorosas, entre otras.

La forma en que me contaba sus cosas era tan alegre, parecía agradecida por la vida por todo lo que le brindaba, vivía con sus padres, vivía muy lejos de mí, eso fue difícil de asumir, pero lo que más me impacto fue conocer que tenía un novio. El impacto fue bastante fuerte, llevaban alrededor de cinco años enamorados, el trabajaba y parecía quererlo bastante, incluso tenían planes de vivir juntos y casarse. Un golpe tras otro.

Sin embargo, era tal la manera de expresarse, alegre y directa, que me alegraba saber que aquella mujer tendría a alguien que la amase como lo merecía, después de todo, una mujer leal es una mujer que lo merece todo. Decidí continuar hablándole, si no podía conquistarla, al menos podría formar parte de su vida ofreciendo mi amistad. Por alguna razón la necesitaba.

El tiempo paso sin mucha novedad, hasta que un día ella me hablo, al parecer tenía sospechas de que él frecuentaba a otra mujer. Yo intente consolarla como cualquiera consolaría a una persona que se encuentra a kilómetros de distancia, le ofrecí mi apoyo, aunque con la distancia resultaba inútil.

No paso mucho tiempo para que las cosas se arreglaran, al menos para ella. Logro superar los obstáculos que se presentaron en su vida, su novio seguía siendo la persona que ella amaba y todo resulto ser un malentendido. Debería decir que eso me alegro, pero no fue así. Cuando amas a alguien distorsionas la realidad y no ves al verdadero ser en frente de ti. Yo interprete de diferente forma todo lo que ella me confiaba, pero desee estar equivocado, después de todo ella lo conocía a la perfección y yo solo tenía conocimiento de él a raíz de las historias que me contaba.

Aquí sufrí mi primer desamor, basado en mis palabras y modo de tratar a mi querida amiga al parecer la metí en varios líos, él quizá aun la engañaba, al menos eso creía yo firmemente, pero mi impulso de aconsejarla me jugó una mala pasada. Ella me hablo, para mi fue un momento de gran alegría, escuchar su voz era como escuchar el cantico de los ángeles, no soy un romántico, pero si aquellos seres de origen cristiano existen tendrían una voz tan hermosa como la de ella.

La alegría duro bastante poco, pues su mensaje no era lo que ningún ser esperaría de alguien tan especial. Bastante seca, carente de cariño y ese tacto que le caracteriza, menciono que no era bueno para su vida, tenía un hombre al que amaba y no pondría su relación en riesgo solo por mí, solicito que la dejara en paz y me alejara de su vida. Como un cristal quebrándose sentí mi corazón, aquella punzada tan profunda como el de un puñal atravesándolo, creo que no hay dolor más grande que el que viene del desprecio de alguien al que amas.

Destrozado por dentro por perder a un ser tan maravilloso, no tuve más remedio que respetar su decisión, era su vida y no debí entrometerme, después de todo, yo ya no era bienvenido en ella. Y desistí.

Pasó algo maravilloso, van dos meses desde nuestra despedida, no pensé que un corazón pudiera saltar de alegría como lo hacía el mío, la emoción fue tal que por poco debí acudir a urgencias. Siempre pensé que eso de las mariposas no era más que cuentos que se ven en películas románticas, eso no es lo mío. Pero vamos al grano, ella me llamó, me sentí tan alegre de escucharla, esta vez sus palabras no eran hirientes, eran amables, la alegría duro poco, pues me contó su situación, como es posible que los seres humanos podamos causar tanto daño a quien nos ama, que imperfectos somos.

Con tristeza, me contó como terminó su relación, pero no entrare en detalles, no me corresponde hacerlo, en el futuro quizá sea ella quien cuente su historia y se liebre para siempre de esa mala pasada. Aquella relación por la que me despidió, ahora la traía nuevamente a mí, se disculpo por hablarme como lo había hecho y sentí como si estuviera flotando en mar abierto, tranquilo y en paz. Si, me sentí flotar en nubes de algodón y vaya que me gusta el algodón. Fue así como recupere a mi amada amiga, esta vez no la perdería, pues las segundas oportunidades no se presentan todos los días, ya he desperdiciado muchas y perderla nuevamente me destrozaría.

Desde entonces, nuestra relación ha tomado fuerza, es mi confidente, le coqueteo, le escribo, le compondría poemas si tuviera idea de como hacerlo. Ella me escucha y le hablo todos los días. Estamos atados por un extraño hilo que no se romperá, aunque nos separen montañas y océanos.

Ya mencioné que vivo en una burbuja ¿Cierto? Pues ella se ha encargado de romperla poco a poco, o por lo menos la extendió a un nivel tan alto que me permitió acercarme aún más a ella. Y no me refiero solo a un nivel espiritual y romántico. Me enseña a ver el mundo de otra forma, las posibilidades, me impulsa a tomar riesgos, a disfrutar mi vida. Me alegra tanto tenerla en mi vida que incluso llegamos a formar un lema que es solo nuestro, espero ella no lo olvide, porque yo lo tengo presente en mí a corazón, incluso decidí usarlo como título de este relato.

Bueno, es hora de despedirme, esta es solo un capitulo en una historia fuera de los tópicos, pues no siempre que se hable de amor se encontraran una historia de dos personas como nosotros, esta es una historia de confianza, de lealtad, una historia que… bueno, quizá mas adelante les relate.

Saludos.

Continua en la parte 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .